Teléfono : (444) 833.87.50 y 01800-00-VENAS

Pié Diabético

El nivel de azúcar en la Diabéticos tiende a ser elevado y con el tiempo, esto puede dañar los nervios (neuropatía diabética) o los vasos sanguíneos (arterioesclerosis).

La afectación de los nervios hace que se pierda la sensibilidad, especialmente la sensibilidad al dolor y la temperatura, hace que los músculos se atrofien, favoreciendo la aparición de deformidades en el pie, ocurriendo sensación de entumecimiento, siendo posible que no sienta una cortadura, una ampolla o una llaga. Si le sale una ampolla, tal vez no la note y puede empeorar.

La isquemia, o sufrimiento de los tejidos, derivado de la insuficiencia vascular arterial, es frecuente en los diabéticos, por la disminución en el aporte de nutrientes y oxígeno a las células para que éstas funcionen correctamente, ocurriendo debilidad en la piel, sequedad y otras alteraciones de las uñas y del vello, lo que hace más difícil que su pie pueda curarse en caso de una llaga o una infección.

Las úlceras requieren todos los cuidados podológicos y médicos que estén al alcance del paciente, ya que no solo no se resuelven espontáneamente, sino que tienden a agravarse, llegando en muchos casos a gangrenarse, lo que obliga a ejecutar amputaciones parciales o incluso totales de las zonas afectadas.

 

La diabetes es la prinicpal causa de amputaciones de pies y piernas

priernas-varices

Si usted padece diabetes, el riesgo de amputación será mayor si:

Es mayor de 65 años

Ha sufrido ya una amputación

Ha perdido la sensibilidad en los pies o piernas (Esto se denomina neuropatía)

Tiene mala circulación sanguínea en pies y piernas (oclusión de sus arterias)

Usted puede ayudar a evitar los problemas con los pies, controlando los niveles de azúcar en la sangre y manteniendo una buena higiene de los Pies.

Las llagas (úlceras) en los pies y piernas de los diabéticos, cicatrizan lentamente. Si no se tratan, las úlceras pueden dar lugar a amputaciones.

 

¿Cómo prevenirlas?

Se debe revisar los pies diariamente y debe aprender a cuidarlos
Inspeccione arriba y a los lados las plantas de los pies, los talones y entre los dedos (Busque zonas de enrojecimiento, grietas en la piel, ampollas, hematomas, cortaduras, aumentos en la temperatura local y en su sensibilidad, llagas, callos)
Cuide sus pies diariamente, báñese con agua y jabón neutro (Seque completamente el espacio que hay entre los dedos y utilice crema hidratante, realice el corte de las uñas recto)
Acuda al Médico y al podólogo periódicamente
Use calcetas o calcetines de algodón
Controle su presión arterial y sus niveles de colesterol y triglicéridos
Suspenda el uso de tabaco (el tabaco no solo daña los pulmones, también acelera el deterioro circulatorio de sus extremidades y corazón )
Llevar calzado adecuado en todo momento (No camine descalzo)
Tratar cuanto antes las zonas problemáticas
Si no puede ver bien, solicítele a alguien que le revise los pies.

Las personas con diabetes deberían someterse a un reconocimiento podológico todos los años

Los exámenes incluyen:campaña

  • Comprobación de la sensibilidad en los pies
  • Búsqueda de cambios en la forma y el tamaño del pie
  • Examen de la circulación sanguínea
  • Cambios en la coloración del pie

Llame a su médico inmediatamente por algún problema en los pies. No intente tratarlo usted primero. Incluso las heridas o ampollas pequeñas pueden convertirse en problemas grandes si se desarrolla infección o no sanan.

¿Cuáles son los signos y síntomas de Alerta?

  • Enrojecimiento, aumento de la temperatura local (calor) o hinchazón alrededor de la heridapies
  • Supuración adicional (Pus)
  • Olor fétido
  • Fiebre o escalofríos
  • Aumento del dolor
  • Aumento de la firmeza alrededor de la herida
  • Glucosa elevada que no se controla

Realice una visita con su Médico Vascular de manera periódica para un Examen de sus Pies y conocer de manera efectiva cuál es su estado circulatorio y si tiene algún grado de neuropatía diabética

 

CONTACTO